BY DANI ZÁRATE:

En primer lugar agradecer a todo aquel que se tome unos segundos en leer la siguiente texto, puesto que lo que en el acontece no es una gesta desproporcionada; si no más bien una vivencia más personal  que deportiva por parte del que lo escribe.

03/10/2015 11:30 aprox. Después de un viaje de algo más de tres horas después de haber esperado a Jofra algo más de tres cuartos de hora, llegamos a Granada. Preparamos todo rápidamente y a las 12:00 en marcha.

Después de mis repetidos entrenamientos en mis dos meses de ciclista de carretera en el puerto de alta montaña que se extiende en toda la “vía parque” y el tramo “Sta. Pola- Elche” me veo preparado para enfrentarme  al reto de subir desde Granada al  cuarto pico más alto de España y tercero de la península con 3.398m. de altitud.

El día está cerrado, ha llovido durante la ida a Granada y se ve nieve en la cumbre. Salimos.

Jordi y Mario empiezan fuertes los primeros kilómetros, seguidos de cerca por Leandro y Jofra que tampoco ceden. Yo me dedico a ver los toros desde la barrera, sé que voy con gente que hace bici regularmente y me darían ‘estopa’ si intentase seguirlos.

A los kilómetros de empezar a subir hacemos un reagrupamiento  y seguimos avanzando, pero Jordi, Jofra y Leandro quieren echar el resto  en este día y en el siguiente reagrupamiento quedamos en vernos algo más arriba. Mario decide bajar algo su ritmo para acompañarme durante la ascensión.

Paisaje precioso, olor otoñal en el aire fresco, lagos, buena temperatura, cansancio, mareo por la altitud, flojera… ¡joder! Empiezo a pasarlas mal. Después de un par de altos rápidos para comer algo  y  más de tres horas llegamos a la zona de del refugio militar ‘Capitán Cobo’ a unos 2400m. de altitud, donde la C-395 (la carretera más alta de toda Europa) sigue subiendo pero con restricción de vehículos motorizados. Allí, cercano al refugio; el ultimo bar…en la puerta del bar, tres bicis conocidas, dentro del bar, tres individuos conocidos tomando una cerveza. Van sobrados, pienso, y yo parezco un ‘walking dead’ en bici. Pero qué alegría verles.

IMG-20151004-WA0004

Rachas de más de 80 km/h en la cumbre, nos advierten.

Pasamos la barrera que corta la C-395 al tráfico bajo un seguridad algo estupefacto, y ahora sí, no hay vuelta atrás, el pico lo tenemos de frente y ya no me planteo la posibilidad de abandonar. Me siento bien, estoy contento de estar ahí en ese momento. Mario me da vida cuando agacho la cabeza más de la cuenta y arrastra de mí poco a poco. Al resto ya ni se les ve, van a dejarse el pellejo.

Sufrimiento, sufrimiento, sufrimiento…pero que jodidamente bonito es lo que me rodea.

Cada vez peor asfalto, muchísimo viento, la carretera zigzaguea y no termina, más de 3000m. de altitud, estoy empezando a tener bastante frio, ahora el asfalto se ha convertido en barro, que cerca se ve el Veleta, las ruedas se hunden y empieza a haber nieve que se entremezcla con el barro, no acaba la subida…

6 horas, ESTAMOS ARRIBA.

Hemos tenido que portear la bici los últimos metros ya que era imposible ciclarlo. Las temperaturas rondan los 0 ºC pero la sensación es mucho menor. No me siento las manos y me muero de frio, pero estoy contento de estar allí con ellos.

IMG_20151003_175238

IMG-20151004-WA0009

IMG_20151003_174920

La bajada se hace difícil hasta el refugio militar, no puedo frenar la bici porque no me siento las manos, Jordi también lo está pasando bastante mal por el frio, Leandro disfruta de nuestra ‘criogenización’. A partir de aquí las temperaturas empiezan a subir y con el descenso de altitud todo mejora.

Siempre agradecer esa humildad que hace grande a las personas y a su vez los momentos que pasas con estas.  Cierro con la frase de un libro que me gusta mucho (‘Manuscrito encontrado en Accra’):

“El hecho de descubrir quienes somos nos obligará

a aceptar que podemos ir mucho más allá de lo que

estamos acostumbrados. Y eso nos asusta. Mejor no

arriesgar tanto, ya que siempre podemos decir: “No

hice lo que tenía que hacer porque no me dejaron”.

es más cómodo, es más seguro. Y al mismo tiempo es

renunciar a la propia vida.”

IMG-20151004-WA0040

VÍDEO GRANADA – VELETA